Primero Toledo apuesta por agilizar las quejas que los vecinos platean a la OMIC del Ayuntamiento, estableciendo una colaboración con asociaciones como la OCU

El candidato a la Alcaldía de Toledo por Primero Toledo, Julio Comendador, ha apostado por agilizar los trámites de las quejas de los vecinos, que llegan a colapsar la única oficina de información al consumidor existente en la ciudad (OMIC), mediante una colaboración con asociaciones de consumidores como la OCU, que actualmente cuenta con más de 4.000 socios en Toledo.

Comendador, acompañada de Ana Sanz, integrante de la candidatura de Primero Toledo como responsable del área de Comercio, ha mantenido una reunión este viernes con la delegada de la OCU en Castilla-La Mancha y en Toledo, Itziar Fernández, quien le ha trasladado las reivindicaciones que en materia de consumo deberían potenciarse desde el Ayuntamiento.

La delegada de la OCU ha manifestado su buena colaboración con la Junta, aunque ha lamentado que el Ayuntamiento que no conteste a sus escritos en los que se hace eco de quejas de vecinos de Toledo que tienen que ver con competencias municipales, tales como los puntos de reciclaje, la instalación de electrolineras (recarga para coches eléctricos) o el mal funcionamiento del transporte público, que se ha agravado con la apertura del Hospital en el Polígono.

Creemos que desde cada barrio se debería establecer una línea directa con el Hospital, porque no es de recibo que, por ejemplo, el autobús 91 pase cada 25 minutos, lo cual obliga a que los ciudadanos opten por el coche. Y ahí llega otro problema, que es el alto precio del aparcamiento. Se da la circunstancia de que puedes aparcar gratis en un centro comercial y cuesta un dineral dejar el vehículo en un centro hospitalario, al que acudes cuando no tienes más remedio”, ha añadido Fernández.

Por otro lado, la responsable de la OCU ha reconocido que “al existir sólo una OMIC que recoge las quejas de los usuarios en toda la ciudad, la que está ubicada en el Ayuntamiento de Toledo, los profesionales, muy válidos, no dan abasto para recoger esas demandas, lo que alarga los trámites demasiado tiempo”.

Para dar respuesta con la debida diligencia a las quejas de los consumidores, Itziar Fernández se ha mostrado partidaria de la mediación entre empresas, a veces grandes compañías eléctricas o de telefonía, y usuarios, con el objetivo de evitar, precisamente, que los procesos se dilaten durante meses, “lo que conlleva la pérdida de tiempo y dinero para ambas partes”.

PREOCUPAN LA VIVIENDA Y LOS PISOS TURÍSTICOS

La delegada de la OCU ha informado a los candidatos de Primero Toledo de otros asuntos que preocupan a los vecinos de Toledo, como el problema de la vivienda y la falta de regulación de los apartamentos turísticos, además de otras estafas a través de internet, con modalidades cada vez más sofisticadas, o la atención bancaria, que tienen un carácter más general y que preocupan a la Organización de Consumidores y Usuarios porque son cada vez más habituales.

Por su parte, Comendador, tras escuchar las demandas su interlocutora, ha considerado que sería interesante establecer desde los servicios de consumo del Ayuntamiento una línea de colaboración con organizaciones como la OCU para que los usuarios “encontraran cuanto antes una solución a sus conflictos y no se sintieran desprotegidos, como ocurre en la actualidad”.

“El Ayuntamiento, como administración más cercana, no sólo tiene la obligación de escuchar a los vecinos, sino de responder a sus demandas, con unos servicios acordes a los de este siglo XXI. Es inadmisible que ni siquiera contesten a los requerimientos de la OCU, una organización que ha emprendido por su cuenta estudios tan interesantes como la ubicación de puntos de reciclaje en colegios e institutos, un estudio que debería haberse llevado a cabo a instancias municipales”, ha añadido.

Para Comendador, “no sólo es imprescindible la colaboración con la OCU, como organización de consumidores, para agilizar o mediar en las quejas de los vecinos, sino como instrumento para educar desde la escuela. Consumidores, al fin y al cabo, somos todos, pero necesitamos conocer nuestros derechos y ejercer nuestras obligaciones, con una información adecuada y no mediante simples anuncios políticos que hablan, por ejemplo de instalar contenedores de distintos colores, sin que el usuario llegue a conocer, porque no se le informa, para qué sirven”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio